Asistencia religiosa en los hospitales

20190928_175016-1_0

Madrid, 18/01/2020 – niusdiario.es / islamedia 

El presidente de la Comisión Islámica, Riay Tatary asegura que  cuando no se consigue el apoyo economico para desarrollar la asistencia religiosa en los hospitales lo hacen por nuestra cuenta. 

Madrid, 18/01/2020 – islamedia

Según lo que púbica niusdiario.es el día 18 de enero respecto a la asistencia religiosa en los hospitales, cerca de 900 religiosos católicos prestan servicio en centros hospitalarios de toda España con coste de un millón de euros en comunidades como la Valenciana o Madrid, mientras que  la Comisión Islámica firmó el año pasado unos acuerdos de colaboración con la Comunidad de Madrid para que sus imanes pudieran asistir religiosamente a sus fieles ingresados en hospitales cuando fueran llamados, sin que reciban dinero público por ello. 

El presidente de la Comisión Islámica, Riay Tatary ha manifestado que  «Siempre hemos intentado un trato igual que el que recibe la religión católica, pero si no lo conseguimos, lo hacemos por nuestra cuenta». La comunidad musulmana en España roza casi los dos millones. En estos momentos negocian para conseguirlo también en Aragón y Extramadura, según cuenta 

En cuanto a otras confesiones, los capellanes cristianos evangélicos también pueden estar presentes en comunidades como Madrid, Cataluña, Andalucía o Murcia pero, en su caso, la financiación no corre a cargo de las administraciones. «Como mucho nos dejan un espacio propio. Lo que nos permiten es que nuestros capellanes visiten a los enfermos», cuenta el portavoz de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, Jorge Fernández, quien explica que estos capellanes, que tienen una formación específica, hacen esta labor de manera voluntaria. Los cristianos evangélicos cuentan con 4.000 lugares de culto en toda España.  

José Ignacio Martínez Picazo, un capellán que prestan sus servicios religiosos en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid ha asegurado que «Es una pastoral un tanto dura porque el mundo del dolor no lo quiere nadie, pero yo no la cambiaría por ninguna otra. Me faltan horas para atender a los enfermos ingresados en el hospital». 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *